NIC 39 Instrumentos financieros: reconocimiento y valoración


Textos de referencia para la preparación de la NIC 39:

69 páginas

Vigencia

  • A partir del 1 de enero de 2005, excepto las revisiones de 2004 y 2005 en relación con la opción del valor razonable, la contabilización de coberturas de flujos de efectivo en operaciones previstas entre empresas del mismo grupo y los contratos de garantía financiera, que serán vigentes a partir del 1 de enero de 2006.

Glosario

  • Derivados: Instrumentos financieros (opciones y futuros) cuyo valor depende de otros títulos o activos subyacentes y cuyo objetivo es transferir el riesgo de estos últimos.
    • Activo Subyacente: Es un activo que, en los mercados de productos derivados, está sujeto a un contrato normalizado y es el objeto de intercambio. Es decir, es aquel activo sobre el que se efectúa la negociación de un activo derivado.
  • Especulación: Actuación consistente en asumir un riesgo superior al corriente con la finalidad de obtener beneficios aprovechando las discrepancias entre los precios actuales y los precios futuros esperados.
  • Futuros: Contrato que establece la compraventa de un activo en una fecha futura a un precio determinado en el momento de formalizar el contrato. A diferencia de las opciones, los futuros son de obligado cumplimiento.
  • Liquidación: Proceso por el cual se hacen efectivas las perdidas o ganancias resultantes de una inversión.
  • Opción: Contrato por el que una de las partes, pagando una prima, tiene el derecho y no la obligación de vender o comprar el activo subyacente a un precio pactado en una fecha o período determinado. Activo negociado en el mercado de opciones.
  • Valores Negociables: Tambien denominados valores mobiliarios, son aquellos derechos que han sido transformados en documentos con el objetivo de facilitar su transmisión, algo muy util cuando se trata de la propiedad de un bien inmueble, por ejemplo. Los valores mobiliarios tienen la capacidad de ser negociables y suelen estar agrupados en emisiones, los ejemplos más habituales de estos son las acciones, las obligaciones, las letras de cambio, etc.
  • Venta en descubierto: En la bolsa, es una operación de venta en la que no se posee el bien intercambiado pero en la que se adquiere la obligación de entregarlo en un momento posterior. De este modo se obtiene un beneficio si en el momento de la entrega, el precio de mercado de las acciones es inferior al precio que existía en el momento de la venta.

Objetivo

  • Establecer los criterios para el reconocimiento (alta), cancelación (baja) y valoración de activos y pasivos financieros.

Resumen

  • Alta. Todos los activos y pasivos financieros (incluyendo los derivados financieros y ciertos derivados incorporados) se deben reconocer en el balance de situación.
  • Valoración inicial. Los instrumentos financieros han de valorarse inicialmente al valor razonable en la fecha de adquisición o emisión. Por lo general, este valor coincide con el coste, aunque en algunos casos se precisa un ajuste.
  • Opción de fecha de reconocimiento. Las entidades tienen la opción de reconocer de forma coherente la compra o venta ordinaria de activos financieros en el mercado atendiendo a la fecha de negociación o a la fecha de liquidación. Si se utiliza a efectos contables la fecha de liquidación, la NIC 39 requiere el reconocimiento de ciertos cambios de valor producidos entre la fecha de negociación y la de liquidación.
  • Baja. La NIC 39 establece las condiciones para determinar cuándo se ha transferido el control sobre un activo o pasivo financiero a otra parte, por lo que debe ser dado de baja del balance (cancelado). La cancelación queda prohibida en la medida en que el transmitente siga estando involucrado en un activo o en una parte del mismo que haya trasmitido.

CLASIFICACIÓN DE ACTIVOS PARA SU VALORACIÓN POSTERIOR (4 CATEGORÍAS)

1.- Préstamos y cuentas a cobrar no disponibles para negociación.
  • Valoración: al coste amortizado y sometidos a una prueba de deterioro de valor.

2.- Inversiones a ser mantenidas hasta el vencimiento.
Incluye inversiones como títulos de renta fija y acciones preferentes amortizables, que la empresa tiene la intención y los recursos financieros necesarios para mantener hasta su vencimiento. Si una empresa vende de forma anticipada cualquier inversión a vencimiento (salvo en circunstancias excepcionales), se vería obligada a reclasificar el resto de inversiones incluidas en esta categoría a la de disponible para la venta (ver categoría 4) tanto para el ejercicio en curso como para los dos siguientes.
  • Valoración: al coste amortizado y sometidos a una prueba de deterioro de valor.

3.- Activos financieros valorados a valor razonable a través de la cuenta de resultados.
Incluye los activos financieros mantenidos para negociación (cuyo propósito es obtener un beneficio a corto plazo) y cualquier otro activo financiero que designe la empresa (opción que se conoce como la “opción del valor razonable”). Los derivados financieros activos siempre se consideran instrumentos negociables, salvo que se hayan designado como instrumentos de cobertura.
  • Valoración: al valor razonable, reconociéndose los cambios de valor en la cuenta de resultados.

4. Activos financieros disponibles para la venta.
Se incluyen en esta categoría el resto de activos financieros no incluidos en las anteriores. Esto incluiría todas las inversiones en instrumentos de capital que no se valoren al valor razonable en la cuenta de resultados. Además, una empresa podrá dar consideración de activo financiero disponible para la venta a cualquier préstamo y cuenta a cobrar.
  • Valoración: al valor razonable en el balance, reconociéndose los cambios de valor en el patrimonio neto, con sujeción a una prueba de deterioro de valor. Si el valor razonable de un activo disponible para la venta no puede medirse de forma fiable, se contabilizará al coste.

NOTA: Limitación del uso de la "opción de valor razonable" en ciertos casos. Las modificaciones de 2005 limitaron el uso de la “opción del valor razonable” (ver categoría 3) a los instrumentos financieros clasificados en el momento del reconocimiento inicial en una de las siguientes categorías:
    1. Instrumentos financieros clasificados como mantenidos para negociación.
    2. Cuando la opción del valor razonable elimina un desajuste contable que, de lo contrario, se produciría al valorar los activos o pasivos o reconocer las ganancias o pérdidas derivadas de los mismos con distintos criterios.
    3. Aquellos que forman parte de un grupo de activos o de pasivos financieros, o de ambos, que son gestionados y su rendimiento es evaluado por la Dirección teniendo en cuenta su valor razonable de conformidad con una estrategia de inversión o de gestión del riesgo documentada.
    4. Aquellos que contienen uno o varios derivados incorporados, excepto si los derivados no modifican de forma significativa los flujos de efectivo asociados o se pone claramente de manifiesto, mediante un somero análisis o sin necesidad de análisis en absoluto, que la separación está prohibida.


CLASIFICACIÓN DE PASIVOS PARA SU VALORACIÓN POSTERIOR

  • Tras la adquisición:
    • La mayoría de los pasivos financieros se valoran al importe originalmente registrado menos reembolsos de principal y amortización.
    • Hay tres categorías de pasivos que se registran a valor razonable ajustándose los cambios en su valor en la cuenta de resultados:
      • Pasivos derivados.
      • Pasivos mantenidos para negociación (ventas al descubierto).
      • Cualquier pasivo que designe la empresa, en el momento de su emisión, para que sea registrado al valor razonable a través de la cuenta de resultados (la “opción del valor razonable”). Esta designación también ha sido objeto de limitación durante 2005 (véase anteriormente).

VALOR RAZONABLE
  • Definición. El valor razonable es el importe por el cual puede ser intercambiado un activo o liquidado un pasivo entre partes interesadas, debidamente informadas, en una operación realizada aplicando el principio de libre concurrencia.
  • Determinación. La jerarquía establecida por la NIC 39 para el valor razonable es la siguiente:
    • Primero: el precio de cotización en un mercado activo.
    • Segundo: utilizar una técnica de valoración que haga máximo uso de la información del mercado y que incluya operaciones de mercado recientes realizadas atendiendo al principio de libre concurrencia, referencias al valor razonable actual de otro instrumento que sea sustancialmente similar, análisis de flujos de efectivo descontados y modelos de valoración de opciones.


COBERTURAS
  • Reconocimiento de los efectos compensatorios. La contabilización de coberturas (reconocimiento de los efectos compensatorios de los cambios del valor razonable tanto del instrumento de cobertura como del elemento cubierto en la cuenta de resultados del mismo periodo) se permite en determinadas circunstancias, siempre que la relación de cobertura esté claramente definida, sea medible y realmente efectiva.
  • Tipos. La NIC 39 establece tres tipos de coberturas:
    • Cobertura de valor razonable: Si una entidad cubre un cambio en el valor razonable de un activo, pasivo o compromiso en firme reconocido, el cambio en el valor razonable tanto del instrumento de cobertura como del elemento cubierto se reconoce en la cuenta de resultados cuando se produce.
    • Cobertura de flujos de efectivo: Si una entidad cubre los cambios en los flujos de efectivo futuros relacionados con un activo o pasivo reconocido o una operación considerada probable, el cambio en el valor razonable del instrumento de cobertura se reconoce directamente en el patrimonio neto hasta que tengan lugar dichos flujos de efectivo futuros.
    • Cobertura de la inversión neta en un negocio en el extranjero: Se considera una cobertura de flujos de efectivo.

  • Cobertura de riesgo de cambio. Una cobertura del riesgo de cambio en un compromiso en firme podrá registrarse como cobertura del valor razonable o como cobertura de flujos de efectivo.
  • De acuerdo con las modificaciones introducidas en 2005, el riesgo de cambio de una operación altamente probable entre entidades del mismo grupo puede reflejarse como el elemento cubierto en una cobertura de flujos de efectivo en los estados financieros consolidados, siempre y cuando la operación se denomine en una moneda distinta de la moneda funcional de la entidad que participa en la operación y el riesgo de cambio afecte a los estados financieros consolidados.
  • Si la cobertura de una operación prevista entre empresas del mismo grupo cumple los requisitos para ser registrada según la contabilización de coberturas, cualquier ganancia o pérdida que sea reconocida directamente en el patrimonio neto, de conformidad con las normas de cobertura de la NIC 39, debe reclasificarse en la cuenta de resultados en el mismo periodo o periodos en los cuales el riesgo de cambio de la operación cubierta afecte a los resultados.
  • Modificación de “macrocobertura” introducida en 2004: una cobertura del riesgo de tipo de interés asociado a una cartera (cobertura de un importe, en lugar de un activo o pasivo específico) puede considerarse una cobertura de valor razonable.
  • Las modificaciones de 2005 especifican que las garantías financieras recaen ya dentro del alcance de la NIC 39, a menos que una entidad haya manifestado previamente y de forma explícita que considera dichos contratos como contratos de seguro y haya utilizado la contabilización aplicable a contratos de seguros. En este contexto, el emisor puede elegir entre aplicar la NIC 39 o la NIIF 4. Esta opción puede elegirse para cada contrato en particular, pero una vez elegida para un contrato determinado es irrevocable.
  • Todos los desgloses sobre instrumentos financieros se incluyen en la NIC 32, no en la NIC 39 y, a partir de 2007, se trasladarán a la NIIF 7.


Interpretaciones

  • CINIIF 9 Reevaluación de derivados implícitos
En general, la determinación sobre si debe contabilizarse un derivado implícito independientemente del contrato principal se produce cuando la entidad se convierte primero en parte del contrato principal, y el derivado no es reevaluado posteriormente.

Del mismo modo, una empresa que adopte por primera vez las NIIF debe realizar su propia evaluación de las condiciones existentes en el momento en que la entidad se convierte en parte del contrato híbrido, no cuando adopta las NIIF.

Las entidades deben revisar su evaluación únicamente si cambian los términos del contrato, y los flujos de efectivo del derivado implícito previstos en el futuro, el contrato principal, o ambos, han cambiado de forma significativa en relación con los flujos de efectivo derivados del contrato previstos anteriormente.